Todo sobre los alfileres de novia: tradición, origen, estilos,…

Origen de la tradición de alfileres de novia

Como otras muchas, el origen de esta tradición procede de una vieja historia de amor: la de la historia legendaria de la Virgen de los Alfileritos de Toledo. Cuenta la historia legendaria que, mientras que su amado prometido se hallaba conquistando las nuevas tierras del Pacífico, una hermosa toledana, doña Soledad de Vargas, rezaba el rosario por su amado cada noche a Nuestra Madre Dolorosa. Doña Soledad solicitaba a su dama, doña Mencía, que le clavase un alfiler si se quedaba dormida a lo largo del rezo y, una vez terminado el rosario, dejaba el alfiler en ofrenda a la Virgen. Todo terminó el día que su amado volvió con vida y pudieron al fin casarse.

Mas al lado de viejas leyendas, la tradición asimismo tiene un origen más reciente si bien menos romántico. Diríase que años atrás, tanto los vestidos para novias fáciles como los más elaborados eran heredados por las mujeres de la familia y que, por ende, se ajustaban al cuerpo usando alfileres que tras la boda la novia obsequiaba a mujeres solteras para quererles su suerte en el amor. Exactamente la misma situación se daba asimismo con los alfileres que sostenían la corona de la novia.

 

¿Exactamente en qué consiste?

Conforme dicta la tradición, la novia es la responsable de repartir los alfileres entre sus convidadas, puesto que va a ser un instante de complicidad para poder dialogar. Además, asimismo le toca a ella poner el alfiler en el vestido de sus familiares y amigas. Indudablemente, un genial regalo para convidados de boda que encantará a todas y cada una de las asistentes.

A las mujeres solteras y divorciadas les pondrá el alfiler con la cabeza cara abajo y sin cierre, puesto que la finalidad de esta tradición es que las solteras pierdan el alfiler a lo largo de la celebración, puesto que al perderlo hallarán el amor.

Por su lado, a las mujeres casadas se les pondrá el alfiler apropiadamente, o sea, cara arriba, a fin de que no lo pierdan y preserven su amor. Esta situación es asimismo la conveniente para las mujeres viudas salvo que sean mismas quienes soliciten lo opuesto.

 

Estilos de alfileres de novia

Tratándose de una costumbre afianzada en una zona de España, son múltiples las compañías que se dedican a la fabricación de alfileres. En lo que se refiere a sus diseños, las opciones se disparan. ¡El abanico de opciones es de lo más extenso! De esta manera, podréis hallar desde piezas de bisutería con diferentes formas, como abanicos, nudos o bien corazones, hasta otras de goma eva, lona o bien porcelana, por servirnos de un ejemplo, libres además en todo género de modelos y colores: estrellas, mariposas, calas…

Del mismo modo, pueden ser de estética moderna o bien tener un aspecto avejentado, lo que encajará con perfección con vuestro enlace si te has decantado por un vestido para novia vintage. Sin duda, y optéis por la opción que optéis, va a ser uno de esos detalles originales para la boda que vuestras familiares y amigas preservarán y lucirán con gran cariño.

Asimismo tenéis la opción de encargar alfileres temáticos –como, por servirnos de un ejemplo, con las figuras de los protagonistas de La Cenicienta o bien de los personajes de La Princesa Prometida– y otros absolutamente adaptados, como con el nombre de vuestras convidadas. El único límite es el de la imaginación. ¡Un regalo de boda económico y de lo más original!

 

En lo que a detalles y regalos se refiere, la presentación lo es todo. Así, podéis repartir los alfileres como siempre, o sea, clavados en un cojín, o bien decantarse por nuevas modalidades, como ponerlos en una cesta, una caja, un cofre, un baúl o bien sujetos en un pedazo de lona que simbolice la del vestido para novia de corte sirena, por poner un ejemplo, o bien la del velo. No obstante, la opción que más adeptos tiene es la presentación personalizada, así sea en una bolsa de plástico transparente o bien sosteniendo el alfiler en pequeños cartones que podréis personalizar con la fecha de la boda, o con vuestros nombres o bien iniciales.

Y no olvidéis repartirlos todos puesto que, conforme cuenta la tradición, si la novia guardaba un solo alfiler de su vestido, su amor caería en desgracia. ¡No está de sobra ser prevenido!

Tras elegir este fabuloso detalle de boda que, indudablemente, va a ser un éxito, ya tenéis más cosas del link encauzadas. Y, mientras que llega el enorme día, recordad que aún os quedan pendientes pequeñas resoluciones, como la elección de las canciones de boda del que, indudablemente, será uno de los días más felices de vuestra vida.

Deja un comentario

Your email address will not be published.