¿Por qué llevar velo el día de tu boda?

Conocer el origen y el significado del velo de novia, puede ayudaros a decantaros por usarlo o no, pero tened en cuenta que en la actualidad ha variado mucho y la tendencia ha cambiado últimamente…

Llevar velo el día de la boda es una opción personal que cada novia debe tomar en función de sus gustos personales y opiniones, en tanto que su significado acostumbra a estar ligado a la religión y, por consiguiente, se utiliza singularmente en liturgias religiosas. El hecho de acompañar el vestido nupcial con un velo que cubra todo o bien una parte del semblante es una tradición tradicional mas no tiene por qué razón estar limitado solo a ese género de novias, puesto que las más vanguardistas, en ocasiones, asimismo optan por llevarlo. Existen diferentes teorías sobre el origen del velo desde la antigüedad, pasando por la temporada de los romanos hasta lo que significa llevarlo hoy en día. ¿Deseas descubrirlas?

 

Empleo del velo en Oriente

Utilizar velo en la Antigüedad era una forma de eludir que el novio viera la cara de su prometida ya antes del enlace, a la que no conocía ni había visto jamás en tanto que su matrimonio era algo pactado entre las respectivas familias por motivos económicos o bien políticos.

Otra de las teorías de esta temporada es que el velo representa el sometimiento de la esposa a la voluntad del marido, algo que en ciertos países musulmanes se sostiene y fuerza a las mujeres a llevar el semblante tapado para toda la vida.

 

velos para novias

 

El velo en la época Romana

Primero los helenos y, más adelante, los romanos, habituaban a emplear este complemento por múltiples motivos: superchería y también interés en el que el prometido no viese su semblante ya antes del casamiento. La envidia de otras mujeres al ver desfilar a la novia cara la liturgia podría provocar el “mal de ojo” sobre ella y cubrirse con un velo era una forma de resguardarla.

 

Llevar velo de novia hoy en día

Desde el siglo XIX, el empleo del velo para celebraciones cristianas se impuso como obligatorio o bien indispensable, simbolizando la virginidad y pureza de la novia, de ahí a que este fuera blanco de la misma manera que el vestido.

Si bien lo más frecuente es que las novias que optan por llevarlo se casen por la Iglesia, asimismo podemos verlo en bodas civiles. Además de esto, el velo ha ido cambiando en lo que se refiere a tejidos, longitudes e inclusive colores. Ha habido unos años en los que los tocados han reemplazado al velo y las mujeres han preferido utilizar otro género de complementos, mas la tendencia ha vuelto y los diseñadores de tendencia nupcial vuelven a ponerlos como elemento esencial de las novias.

 

 

En el momento de seleccionar el velo existen algunos aspectos que debes tener en consideración puesto que existen muchas opciones y modelos que van a ir mejor conforme tu peinado, tu estilo o bien el escote de tu vestido.

Una de las últimas tendencias en velos apuesta por los colores suaves, olvidando la exclusividad del blanco y aportando un toque diferenciador al vestido y resto de complementos de la novia. Si estás resuelta a utilizarlo, tengas o bien no en cuenta su origen y simbología, te planteamos veintisiete géneros de velos con los que indudablemente acertarás en dos mil diecisiete, optando por un velo corto, medio, largo en organza o bien tul.

Descubre cuáles son las opciones y escoge el más conveniente. ¿Apuestas por alguno especialmente?

Deja un comentario

Your email address will not be published.